enviar correo electrónico buzon@periodicoelsur.com Inicio   |   Regionales   |   Deportes   |   Sociales   |   Especiales   |   Oportunidades  |   Fotogalerías   
Página de Inicio del Periódico/Semanario El Sur de Cd. Guzmán
  Ciudad Guzmán, Jalisco, México,
Regionales
TECALITLAN, JALISCO
Puente de Dios, un puente hecho por la mano divina
Redacción Informativo del Sur de Jalisco
buzon@periodicoelsur.com

Sábado 10 de Mayo del 2008
Imprimir Nota
Por Fernando G. Castolo

TECALITLAN, JALISCO (EL SUR).- En Jalisco existe un patrimonio sumamente rico en historia y tradición, en lo tangible y en lo intangible, en lo cultural y en lo natural. La región sur de la entidad guarda en sus entrañas una porción importante de esta riqueza. Maravillas naturales que impactan a la vista; podemos mencionar las Bufas en Santa Marí-a del Oro, las Piedrotas de Tapalpa, la impresionante y monolí¬tica Piedra Imán de Pihuamo y el Puente de Dios en Tecalitlán.

Hay un misterio en las cosas que se ven y se viven en el correr de cada vida. Queriendo que no, llegamos todos y nos situamos en fila a cumplir un destino. Por fortuna, ese incierto destino que nos tiene preparada la vida es, por lo regular, asombroso y maravilloso en muchos casos.

En Jalisco existe un patrimonio sumamente rico en historia y tradición, en lo tangible y en lo intangible, en lo cultural y en lo natural. La región sur de la entidad guarda en sus entrañas una porción importante de esta riqueza. Maravillas naturales que impactan a la vista; las Bufas en Santa Marí¬a del Oro, las Piedrotas en Tapalpa o la impresionante y monolítica Piedra Imán en Pihuamo.

En las inmediaciones de la comunidad de Ahuijullo, dentro de la municipalidad de Tecalitlán, y pasando la mina de imán, una cerrada flora agreste resguarda celosamente una de las más exquisitas creaciones de la naturaleza, para deleite de quienes nos podemos jactar de haberla admirado. Es un lugar casi virgen, donde aún venados y fauna diversa conviven placenteramente.

Una agotadora caminata, colmada por un hermoso paisaje arbolado, aguas cristalinas y pájaros cantando, nos conducen por veredas que, solamente, los lugareños conocen al hilo.

El excesivo calor no cesa a pesar de las prodigiosas sombras refrescantes por las que se pasan. Para al final llegar a un paraíso, donde se concentra un importante grupo de personas que anualmente se reúnen en torno a un icono de piedra, referente de leyendas y de mitos, que han dado en llamar "Puente de Dios", por simular su estructura un verdadero puente, producto de la más ancestral, exquisita y perfecta ingenierí¬a creada por la naturaleza.

En la cañada que forman un par de cerros, una constante corriente de agua discurre, acariciando por su paso a los árboles y a las rocas que se cruzan en su camino. Por encima de este arroyo levanta su colosal presencia este puente, constituido en su interior, es decir, en la parte baja o intradós de su estructura, por numerosas estalactitas y estalagmitas que, en su conjunto, dan la sensación de una constante caída y subida de agua petrificada.

Regias columnas y caprichosos muros borrachos de inquietud han creado, a lo largo de miles de años, oquedades en las que situaron sus refugios numerosos cristeros los que, año con año, son recordados con una emotiva celebración eucarí¬stica en memoria de su cruenta lucha.

Mientras unos se concentraron en la misa, otros buscan la manera de mitigar la sed. Por medio de una caravana de bestias, varios vecinos llevan una serie de despensas con las que colman las necesidades de la bebida y la comida, que se consumen en total camaradería al pie del "Puente de Dios".

Las horas discurren. Las familias placenteras han tomado su lugar a la sombra frondosa de los árboles diseminados a la orilla del riachuelo de aguas cristalinas. Tequilas y cervezas. Raspados y refrescos. Tostadas, fruta picada, tacos calentados en las brasas, pan dulce. Todo tiene un sabor inusitado y cordial. Se reparten y se comparten los alimentos, como en la escena bí-blica de la multiplicación de los panes. Hay comida para todos.

Hombres de a caballo, con sombrero y pistola al cinto. Mujeres como amazonas que no temen lo desconocido. Ese es el temple de la gente que concurre con gran entusiasmo a extasiar la vista de la maravilla del "Puente de Dios", mismo que resguarda en sus entrañas monumentales cruces de madera que recuerdan al ajeno espectador que el lugar es "sagrado", cuando menos para los vecinos inmediatos.

―¡Eipa!, yo pensé que ya no llegabas. ¿Lo por ´onde te venites?

―Por hay, pa´ rriba. Me perdí un rato. Me juí por otro lado, pero lo me ´cordé por ´onde.

Muchos otros jóvenes, deseosos de seguir con la tradición impuesta por sus ancestros, tienen a bien adherirse a esta celebración. A algunos aún les cuesta trabajo llegar porque no dominan bien los agrestes caminos, pero finalmente llegan, aunque tarde.

Las horas siguen su transitar. Apenas se le está agarrando gusto al lugar y los amigos ríen a carcajada suelta. Los "primerizos" rápidamente son aceptados e involucrados en los grupos y en las charlas. Muchas de estas charlas dan cuenta de leyendas que invitan a motivar la imaginación.

Se dice que dentro de la gran oquedad del "Puente de Dios", existen tesoros inusitados, resguardados por ricos hacendados. Que se encuentran enterrados en la parte baja de las grandes rocas o entre las raíces de los viejos árboles del lugar. Muchos han caí¬do en estas supersticiones y han emprendido búsquedas con nulos resultados. Lo cierto es que el mayor tesoro del lugar, sin duda alguna, es la monolítica estructura del puente, que parece haber sido concebido por la mano divina.

(Fernando G. Castolo, Cronista de Zapotlán El Grande y Jefe del Archivo Histórico Municipal)

Más Noticias de Tecalitlán »
Otras Noticias »
Especiales »
» Relatos de Ficción
“Sin apagar la luz”
31 de Julio de 2014
» Colaboración
Datos y Datas de Interés
31 de Julio de 2014
» Camisa 58
Empiezan a aparecer candidatos, aunque falta tiempo…
30 de Julio de 2014
»  Relatos de Ficción
“Prueba de espanto”
29 de Julio de 2014
»  Colaboración
Datos y Datas de Interés
29 de Julio de 2014
Las más leídas »
Acerca del Semanario El SUR | Directorio | Contáctenos |Aviso legal | ©2005-2011 Todos los Derechos Reservados.
Ciudad Guzmán, municipio de Zapotlán El Grande, Jalisco, México. Dudas y comentarios: buzon@periodicoelsur.com
Las marcas comerciales, nombres comerciales, nombres de productos y logotipos de terceros incluidos en este sitio web pueden ser marcas comerciales o marcas comerciales registradas de sus respectivos propietarios.
Resolución mínima de 800x600 píxeles. ¡Actualizar Navegador/Browser! Esta página se visualiza mejor en:
Internet Explorer 6+(6+) ' Netscape 8+(8+) 'Opera(8+) ' Mozilla ' FireFox ' Flash