enviar correo electrónico buzon@periodicoelsur.com Inicio   |   Regionales   |   Deportes   |   Sociales   |   Especiales   |   Oportunidades  |   Fotogalerías   
Página de Inicio del Periódico/Semanario El Sur de Cd. Guzmán
  Ciudad Guzmán, Jalisco, México,
Especiales
Colaboración
Bibliófila, Feria Internacional del Libro Guadalajara 2017
Redacción Informativo del Sur de Jalisco
buzon@periodicoelsur.com

Lunes 4 de Diciembre del 2017
Imprimir Nota
Lic. Agustín Villanueva Ochoa Debo confesar algo, soy un enamorado de la literatura, siempre he considerado a la escritura como un método que permite conocer los pensamientos de los demás y que vincula a las personas más allá de la palabra pronunciada. La lectura no sólo se trata de los libros, para mí involucra a aquella persona que desea enviar un mensaje, aquella que desea recibirlo y el medio en el que queda impreso. Las revistas, periódicos, artículos científicos, noticias, e incluso las redes sociales tienen como base la palabra escrita y esa necesidad que tiene el humano de plasmar sus ideas, sentimientos, creencias, etc. Sin duda los libros son el epítome del lenguaje escrito, maravillosas piezas de arte que tienen por instrumento las palabras, culpables de crear la literatura, misma que durante muchos siglos ha enganchado tanto a los lectores como a los escritores, y aunque se vaticinó que con la llegada de los medios digitales el texto impreso desaparecería, hoy en día los libros están más vigentes que nunca. Las bibliotecas se han tenido que ajustar a los tiempos modernos; esto significa que en los últimos diez años ha evolucionado de ser una biblioteca tradicional a una híbrida y luego a una digital. El siguiente paso está encaminado a convertirse en una biblioteca más integral, mejor dicho totalmente digital y colaborativa; claro está, con los problemas que conlleva la obtención de tecnologías heterogéneas, que van desde los equipos de cómputo hasta los grandes servidores, o los que tienen que ver con el ancho de banda. (1) Quizá sea por su sencillez, portabilidad, estética o ese embriagante aroma que los libros continúan enganchando tanto al asiduo como al nuevo lector, logrando conservar un fiel número de usuarios en todo el mundo. Precisamente esta semana recobró vida, como cada año, uno de los eventos más importantes para la literatura hispana, me refiero a la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, considerada como la reunión editorial más importante de Iberoamérica y un extraordinario festival cultural. La “FIL”, creada en 1987 por iniciativa de la Universidad de Guadalajara, es actualmente el mayor mercado mundial de publicaciones en español. Cada año recorren sus pasillos editores, agentes literarios, promotores de lectura, traductores, distribuidores y bibliotecarios, que acuden a realizar intercambios comerciales y profesionales. En la FIL también se dan cita más de 800 mil personas, que a lo largo de nueve días se sumergen en los libros y disfrutan de uno de los festivales culturales más importantes de América Latina.” (2) Si bien los orígenes de este evento se remontan muchos años atrás, en los inicios del siglo XX y posterior a la Revolución Mexicana, la Feria del Libro de 1924 sería el primer evento de su tipo en el país. Para los intelectuales, escritores, maestros y estudiantes mexicanos el principal evento del año 1924 fue, sin duda, la apertura de la Primera Feria del Libro, organizada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el Palacio de Minería. La convocatoria fue firmada por el Secretario de Educación Pública, Bernardo J. Gastelum, el 4 de agosto de 1924, y la Feria se llevó a cabo del 1 al 10 de noviembre del mismo año. (3) Son también los años del despertar editorial en México, los inicios de la labor editorial en gran escala; ya no sólo se imprimirían lujosos libros, de muy pocos títulos, y que eran los mismos que se editaban desde los inicios de la época colonial, sino que se empezó a hacer una labor editorial para la población mexicana en general a la par de la alfabetización de adultos y niños. También ayudaron los avances tecnológicos: gracias a las nuevas máquinas impresoras los libros se habían abaratado y los tirajes eran cada vez mayores; además, la instalación de luz eléctrica en el centro de la Ciudad de México permitía ahora leer en la noche. (4) Aún recuerdo mi primer libro, un obsequio sorpresa de mi padre, no fue por motivos de la Navidad o por mi cumpleaños, simplemente quería que adquiriera el hábito de la lectura. A partir de allí se abrieron las puertas de la literatura para mí y es un gusto que ha ido creciendo con el tiempo. Todavía guardo con cariño aquel libro y agradezco profundamente a mi padre que me mostró ese camino. Lo que vino a consolidar el gusto por la lectura, fue cuando participé en la famosa tradición de las preparatorias y facultades que organizan viajes estudiantiles cada año para asistir a la Feria Internacional del Libro en la Perla Tapatía. Autobuses provenientes de todo el país abarrotan los alrededores de Expo Guadalajara, trayendo miles de bibliófilos que durante algunos días disfrutarán de las conferencias, exposiciones, homenajes, presentaciones y eventos artísticos, además de la vasta cantidad de publicaciones, pues el catálogo abarca más de 2,000 editoriales de casi 50 países distintos. (5) ¿Literatura hispana? Presente. ¿Literatura inglesa? Presente. ¿Publicaciones científicas? Presente. ¿Libros infantiles? Presente. ¿Libros académicos? Presente. ¿Material Lúdico? Presente. ¿Mangas y cómics? Sí, incluso eso puedes encontrar en la FIL. Resulta difícil para mí dejar de expresar tantos elogios respecto a este evento que es tan significativo para quienes nos formamos en la UDG y para quienes han tenido la oportunidad de asistir. Aquellas personas que nunca lo han atestiguado, les invito a que acudan y vivan esta inigualable experiencia. Lo único que lamento es no fue posible acompañarles este ocasión, pero desde donde estoy les envío mis mejores deseos, esperando que cuando regresen a casa, lo hagan en compañía de por lo menos un libro. Ah, les advierto algo, la lectura perjudica severamente la ignorancia. “El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo”. Jorge Luis Borges (1899-1986). Referencias: 1. http://www.redalyc.org/html/285/28532369008/ 2. https://www.fil.com.mx/info/historia.asp 3. http://www.redalyc.org/pdf/132/13228832012.pdf 4. http://www.redalyc.org/pdf/132/13228832012.pdf https://www.fil.com.mx/info/numeralia_somos.asp
Más Noticias de Especiales  »
Otras Noticias »
Especiales »
» Relatos de ficción
“Es la señal”
5 de Diciembre de 2017
» Colaboración
Datos y datas de interés
5 de Diciembre de 2017
» Colaboración
Donación de órganos, el gran regalo de vida
4 de Diciembre de 2017
»  Colaboración
Bibliófila, Feria Internacional del Libro Guadalajara 2017
4 de Diciembre de 2017
»  Relatos de ficción
“Por una corona”
1 de Diciembre de 2017
Acerca del Semanario El SUR | Directorio | Contáctenos |Aviso legal | ©2005-2011 Todos los Derechos Reservados.
Ciudad Guzmán, municipio de Zapotlán El Grande, Jalisco, México. Dudas y comentarios: buzon@periodicoelsur.com
Las marcas comerciales, nombres comerciales, nombres de productos y logotipos de terceros incluidos en este sitio web pueden ser marcas comerciales o marcas comerciales registradas de sus respectivos propietarios.
Resolución mínima de 800x600 píxeles. ¡Actualizar Navegador/Browser! Esta página se visualiza mejor en:
Internet Explorer 6+(6+) ' Netscape 8+(8+) 'Opera(8+) ' Mozilla ' FireFox ' Flash