enviar correo electrónico buzon@periodicoelsur.com Inicio   |   Regionales   |   Deportes   |   Sociales   |   Especiales   |   Oportunidades  |   Fotogalerías   
Página de Inicio del Periódico/Semanario El Sur de Cd. Guzmán
  Ciudad Guzmán, Jalisco, México,
Entre Columnas
Una añeja herencia maldita más
Por: Ramiro Arredondo Hernández
entrecolumnas@yahoo.com.mx


Lunes 24 de Mayo del 2010
Imprimir Nota
Ramiro Arredondo-Hernández
E-mail entrecolumnas@yahoo.com.mx
Puerto Vallarta Jalisco
 
Van para tres trienios en que nuestro municipio dejara de ser nuestro. Porque tan pronto cierta pandilla se apoderara de Vallarta, ahora los recursos no bastan para saciar la voracidad de los caciques en turno. Fulanos pues que se desbordan luego de dilapidar el presupuesto recaudado mediante la Ley de Ingresos, misma que nunca incluirá a esos cientos de millones que cambian de mano sin mediar recibo alguno, a cambio de autorizaciones ilegales, allá en lo oscurito de la alcaldía. No conformes con este saqueo, todavía hay tracaleros y secuaces quienes, sin el consenso ciudadano, se dan al libertinaje de otorgar al vapor concesiones municipales, cuyas irregularidades explicarían  el por qué fueran firmadas, a la carrera, pocos minutos antes de que terminara la administración.  
 
Pero aún cuando Vallarta ha gozado de periodos con finanzas relativamente sanas, debido a que algunas autoridades en turno han ejercido un ayuntamiento caracterizado por la prudencia en el manejo de los fondos públicos, la realidad es que este municipio ya se encamina por un tercer trienio, en que un alcalde tras de otro ponen de manifiesto una tenebrosa naturaleza intestinal.  Y como de seguro Uds. inteligentes lectores, querrán corregirme con la palabra “visceral” puedo asegurarles que no me he equivocado, cuando la conducta de ciertos alcaldes es la misma de esos intestinos, que hacen mierda todos los recursos que devoran. Esto también da por consecuencia el por qué  a finales de trienio, estos zutanos enfrenten con las tripas, los constantes señalamientos de la crítica liberal.
 
Intestinos como ese alcalde que, antes de largarse, enjaretara al municipio un desvanecido y archimillonario endeudamiento. Una indudable herencia maldita que hipotecaría al ayuntamiento, condenando de paso al fracaso político a Salvador G. Reséndiz. Pero otra herencia aún más antigua está a la espera de transmutársele, a este joven alcalde, en un dragón vomitando fogonazos. Se trata del controversial tema de una Enviró, cuyos historiales fuera ampliamente ventilados por la prensa, desde fines del trienio de González Villaseñor y hasta la fecha. Esta empresa, relacionada con la basura, conseguiría una concesión municipal poco antes de terminar aquella administración. Lo que seguiría desde entonces y hasta hoy, es un pleito de perros y gatos, entre el reclamo de la Enviró y la cerrazón del ayuntamiento.
 
Una crónica colmada de rarezas, por ambas partes en conflicto, cuando por un lado la Enviró fuera exhibida públicamente al carecer por el momento de ciertas autorizaciones ambientales, ante un ayuntamiento que encabezado por Bravo Carbajal, manifestara no tener ni el  más mínimo interés, de querer negociar nada con esta empresa. Pero argumentando contar con una concesión, la Enviró se enfrentaría a tres años de refusilatas incluidas una sarta de clausuras, a las que Enviró respondería con esa serie de demandas que, presuntamente, perdiera el ayuntamiento vallartense. Porque todo se haría puras   presunciones, luego que tres años de mitote no le han  redituado un quinto a una Enviró, a la que la alcaldía ya ni siquiera toma en cuenta.
 
Porque aquello que comenzara nomás bajando la cortina González Villaseñor, se volvería una bronca de vacas bravas que sería lidiada de manera perversa por un Bravo Carbajal secundado por la señora Del Toro. Así el santo pedo de la basura arribaría a su tercer trienio, hallando un ayuntamiento hundido hasta las madres por el más feroz endeudamiento en la historia vallartense. De hacerse una analogía de esta alcaldía, incapaz de mantener sus semáforos, sería la de un ayuntamiento obeso y paralítico, dejado al capricho de un Salvador G. Reséndiz que, careciendo del talento para transigir con la problemática del Rastro Municipal, optara por emplear como mediador a un personaje completamente ajeno al ayuntamiento, su hermano Rafael G. Reséndiz, presidente del Pri vallartense.
 
Y tras la reciente visita calderonista a España, ahora sabemos que el chisme de la Enviró ya trascendió fronteras, situación congruente con aquélla célebre máxima de El Molacho, Luis La Maga. La bola de nieve entre la Enviró y el ayuntamiento vallartense, incluso ya amenaza con llegar a una Corte Internacional, donde las cosas dejarían de estar manoseadas por nuestra tan singular justicia mexicana, al tener que acatarse fallos que para colmo, podrían favorecer a unos gachupines que brotaran de la nada, y que ahora aparecen como presuntos asociados con la Enviró. Y aún cuando la internacionalización del pleito pudiera extenderse por mucho tiempo, a nadie en este cabildo le ha dado por revisar quiénes, y por qué razones, se unieran a Gustavo para otorgar aquella muy apresurada concesión de fin de trienio.
 
Porque Gustavo podría explicar muy a su pinochesco modo, qué supuestas prisas los obligaron a firmar contrato con una empresa, sin antes verificar ni constatar que ésta contara de antemano con su tramitología en regla. Pero a estas alturas y con explicaciones o sin estas, dada la alcahuetería institucional del ayuntamiento priísta se duda que puedan llamar a cuentas a quienes, fungiendo entonces como autoridades, firmaran aquellos papeles faltando tan sólo un cuartito para la medianoche. Queda sin embargo ese antecedente, de cuando la administración de Bravo clausurara a Enviró por ciertas irregularidades. O aquella otra clausura donde interviniera la señora Del Toro, misma que de seguro fundamentara este, su proceder, cuando se duda mucho que esta funcionaria estatal, aún en funciones,  obrara discrecionalmente contra la Enviró.   
 
Por eso aunque la Enviró apele a una Corte Internacional o a la Santa Inquisición o llame al Chapulín Colorado, esta empresa no podrá negar que tuvo un arranque demasiado accidentado al habérsele detectado aspectos de presunta ilegalidad, mismos que fueran ampliamente ventilados por los medios. Así, reclámense siete centavos, o 70millones de dólares, ambas cuantías no pasarían de ser consideradas sino meras ocurrencias, si a un buen abogado se le ocurriera revivir aquellos detalles administrativos que desembocaran en varias clausuras. Por otra parte siempre quedará el recurso de revocación de una concesión, situación que ya se percibe allá en la hermana república de BadeBa.  En lo concerniente a la Enviró , todo indica que las cosas seguirán a esos refranes que dicen, que lo que mal comienza mal termina, o árbol que crece torcido no le pusieron palito.
 
Eso explicaría en corto el porqué el ayuntamiento vallartense no le haya dado ni un quinto, ni tampoco muestre un atisbo de querer arribar a un acuerdo con una  demandante e insistente Enviró. De igual manera se entiende así, el por qué detrás de un pleito que pudiéndose litigar en México podría convertirse en un desmadre internacional, ignorándose a qué intereses ajenos pudiera favorecer esta ocurrencia. Y si lo mismo ya sucediera hace años con la  Arrow en Zapopan, y si esto también está en vías de acontecer con la actual empresa basurera de Bahía de Banderas, se ignora por qué Vallarta tendría que ser una  excepción de la regla. Y menos, cuando el ayuntamiento  no le ha brindado oportunidad alguna a la Enviró de probar alguna de sus presuntas capacidades ecológicas y de aprovechamiento de energía, cuando hoy esta empresa no pasa de ser sino otra añeja herencia maldita, más.
arriba Arriba
Columnas Anteriores »
Acerca del Semanario El SUR | Directorio | Contáctenos |Aviso legal | ©2005-2011 Todos los Derechos Reservados.
Ciudad Guzmán, municipio de Zapotlán El Grande, Jalisco, México. Dudas y comentarios: buzon@periodicoelsur.com
Las marcas comerciales, nombres comerciales, nombres de productos y logotipos de terceros incluidos en este sitio web pueden ser marcas comerciales o marcas comerciales registradas de sus respectivos propietarios.
Resolución mínima de 800x600 píxeles. ¡Actualizar Navegador/Browser! Esta página se visualiza mejor en:
Internet Explorer 6+(6+) ' Netscape 8+(8+) 'Opera(8+) ' Mozilla ' FireFox ' Flash