enviar correo electrónico buzon@periodicoelsur.com Inicio   |   Regionales   |   Deportes   |   Sociales   |   Especiales   |   Oportunidades  |   Fotogalerías   
Página de Inicio del Periódico/Semanario El Sur de Cd. Guzmán
  Ciudad Guzmán, Jalisco, México,
Entre Columnas
Otro simulacro
Por: Ramiro Arredondo Hernández
entrecolumnas@yahoo.com.mx


Sábado 24 de Abril del 2010
Imprimir Nota
E-mail entrecolumnas@yahoo.com.mx
Puerto Vallarta Jalisco
 
Dicen que cuando la mula deje de cargar no faltará quiénes quieran darle la puntilla. Este sería el paradigma de un Puerto Vallarta víctima de su circunstancia cuando los gobiernos,  federal, estatal y municipal, parecieran estar haciendo sus mejores esfuerzos para ahuyentar al turismo.  Y hasta ahí todo estaría bien si Vallarta y la región contaran con alguna industria alterna que le sirviera de muleta a unas temporadas caracterizadas por hoteles y restoranes vacíos  provocándose un alud de desempleos. Pero como no se cuenta con ninguna otra industria que no sea la turística los vallartenses tendremos que prepararnos para otro período de vacas flacas igual o peor que el de la pandemia que nunca se diera, el año pasado.
 
Así cuando los errores calderonistas han terminado apestando al país como un lugar inseguro y en estado de guerra, y cuando dos alcaldías vallartenses al hilo han sumado esfuerzos para  desfigurar al ya decadente destino turístico sólo faltaba que el gobierno estatal viniera a poner su granito de arena para terminar de darle el golpe de gracia a ese turismo marginal que se atreviera a venir a vacacionar a uno de los países más peligrosos del mundo. Y es que el Gobierno de Jalisco no se caracteriza por ser el más considerado del continente cuando  muchas de sus iniciativas están fuera de contexto o que de plano lejos de beneficiar a los jaliscienses provoca daños letales sobre todo en la imagen turística de Puerto Vallarta.
 
Tal vez por esto el gobernador Emilio G. Márquez y su mayor Trinidad López dijeran un ¡qué caray, si al cabo que todos se están fregando en Vallarta!  Y decidieron poner en escena un remedo donde se simularía que Vallarta es aplastado por los desastres como si con los que ya cuenta no fuera suficiente. Y aprovechándose de esas oportunas efemérides Protección Civil sería una fogata de petate al menos por unos días obligando a que los vallartenses volvieran a preguntarse dónde estaba esta corporación durante aquel terremoto de 1995 o dónde se metió esta dependencia cuando nos pegara el Kenna ya en este siglo. Resentimientos pues que nada tienen de personal pero que sí tienen que ver con estas llamaradas de petate oficiales.
 
Así contra viento y marea el mayor Trinidad López terminaría espantando a los pocos turistas que aún nos quedaban quienes sin duda regresaron a sus lugares de origen narrando con puntualidad lo que les tocara presenciar en este México tan riesgoso donde todo en apariencia representa un peligro. Pero para variar los operativos preventivos de Protección Civil lejos de resultar en algo encomiable que se pudiera aplaudir terminaría en un puro fracaso al exhibirse una notable falta de preparación sobre todo en el sector municipal para enfrentarse al desastre. Porque lejos de una cacareada carencia de equipamiento se notó con alarma que las propias autoridades municipales casi niegan  la potencialidad de otra catástrofe.
 
Lo que tal vez ignoraba este mayor Trinidad López es que Vallarta no requiere de un simulacro más cuando sus gobernantes se pasan la vida en un eterno simulacro. Esto mismo se da con la gubernatura de Emilio G. Márquez quien lejos de poner en marcha obras de calibre se ha dedicado a hacer un simulacro de su mandato al menos en Vallarta donde lo único que su gobierno ha logrado concretar son esos dudosos 800metros de un tramo de una Federación que inaugurara sin semáforos ni señalizaciones. Otro simulacro pues. Pero Emilio G. Márquez con sus simulacros no le llega ni a los talones a Salvador G. Reséndiz  cuya alcaldía desde el día uno ha perfeccionado el arte del simulacro de un ayuntamiento.
 
Por eso lo de la basura en Vallarta sigue siendo un añejo simulacro instituido desde tiempos de un Fernando G. Corona quien lejos de resolver esta problemática la dejara para la posteridad. De igual manera la seguridad y los rondines de vigilancia municipales ahora no pasan de ser sino otros simulacros puestos en escena por una policía que no se atreve a enfrentar a la delincuencia. Pero ya al calor de la desvergüenza el clímax del simulacro está en la abultada nómina quincenal de miles de ociosos y ociosas que no pasan de ser sino simulacros de servidores públicos. Verdaderas calamidades de tiempo completo a las que la ciudadanía ya está más que acostumbrada. Esto explicaría esa notable indiferencia civil ante otro dizque, súper macro simulacro.
 
 
 
 
 

arriba Arriba
Columnas Anteriores »
Acerca del Semanario El SUR | Directorio | Contáctenos |Aviso legal | ©2005-2011 Todos los Derechos Reservados.
Ciudad Guzmán, municipio de Zapotlán El Grande, Jalisco, México. Dudas y comentarios: buzon@periodicoelsur.com
Las marcas comerciales, nombres comerciales, nombres de productos y logotipos de terceros incluidos en este sitio web pueden ser marcas comerciales o marcas comerciales registradas de sus respectivos propietarios.
Resolución mínima de 800x600 píxeles. ¡Actualizar Navegador/Browser! Esta página se visualiza mejor en:
Internet Explorer 6+(6+) ' Netscape 8+(8+) 'Opera(8+) ' Mozilla ' FireFox ' Flash